-2
9.2k shares, -2 points

La pandemia de coronavirus ha confinado a mil 300 millones de indios a sus hogares, por lo que los animales se apropian de las calles vacías.

En la capital, Nueva Delhi, cohortes de monos han hecho caso omiso de la vigilancia de los guardias militares y vagan por el barrio del palacio presidencial, donde se encuentran los ministerios y centros de poder.

“Roban mucho, pero aún no amenazan a los humanos”, explica un centinela a la entrada del palacio. Los macacos rhesus son un problema endémico en la capital de India, puesto que privan regularmente a los habitantes de alimentos.

Además, con el confinamiento, algunos primates están invadiendo edificios de oficinas desiertos, según la prensa local.

En Bombay, centro económico del país, se pueden ver pavos reales encaramados sobre coches estacionados, mostrando su magnífico plumaje.

Sin embargo, los animales callejeros habituales de las ciudades indias no son los únicos que se benefician del confinamiento de los seres humanos, a los que sólo se les permite salir para compras esenciales.

En el pequeño estado montañoso de Sikkim, un oso negro del Himalaya se aventuró la semana pasada a una oficina de telecomunicaciones e hirió a un ingeniero, informaron los medios de comunicación indios.

Funcionarios forestales también han difundido en las redes sociales videos de elefantes paseando por calles desiertas con comercios cerrados.

Pero el confinamiento también puede tener un coste terrible para los animales. Cuatro caballos, normalmente utilizados para transportar turistas en carro cerca del Victoria Memorial de Calcuta (este), han muerto de hambre en los últimos días, anunciaron defensores de los animales.

Alrededor de 115 de estos caballos quedaron a su suerte desde que el gobierno indio decretó un confinamiento de tres semanas. “Se están enfermando.

Tememos que muchos de ellos mueran en los próximos días si no reciben alimentos”, declaró a la AFP Sushmita Roy, portavoz de la organización Love and Care for Animals.

Con el cese de su actividad, los propietarios de estos équidos afirman que ya no tienen dinero para mantenerlos.

“Tenemos dificultades para alimentar a nuestra familia. ¿Cómo podemos alimentar a nuestros caballos?”, explicó uno de ellos, Sunny.

El ejército de vacas, perros y gatos callejeros de las ciudades indias descubre una libertad de movimiento inédita en las grandes megaciudades que suelen ser bulliciosas.

Pero con el cierre de los restaurantes y comercios, ya no quedan sobras de comida tiradas a la basura para sobrevivir.

La organización de defensa de los animales Posh Foundation, con sede en las afueras de Delhi, recibe cada vez más llamadas alertando sobre animales abandonados o hambrientos. “Día tras día, es cada vez más difícil” alimentarlos, dice Aditi Badam, uno de sus miembros.


Like it? Share with your friends!

-2
9.2k shares, -2 points

What's Your Reaction?

Miedo Miedo
130
Miedo
Preocupado Preocupado
173
Preocupado
Enojo Enojo
260
Enojo
Triste Triste
216
Triste
Redacción

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *