0
177 shares

Un amplio tramo de ecosistemas marinos de Sídney, en Australia, están sufriendo lo que un grupo de científicos buzos del Proyecto Abyss ha descrito como un “evento de mortalidad masiva”.

En los últimos meses, se han visto arrasados por los escombros de los incendios forestales, por tormentas extremas y por sequía. Una combinación de fenómenos que han resultado ser letales. Desde febrero de 2020 en adelante, la sequía se vio seguida por incendios forestales y tormentas eléctricas extremas.

Un evento catalogado como “un evento único en una generación”. Desde el río Hawkesbury hasta Botany Bay, las especies peor afectadas van desde cangrejos soldado hasta erizos, esponjas suaves e invertebrados de briozoos similares a corales.

Las especies de invertebrados de hasta 8 metros (26 pies) de profundidad, parecen haberse visto muy afectadas por una serie de cambios en la calidad y condiciones del agua marina. La salinidad ha aumentado en los estuarios poco profundos a medida que las entradas de agua dulce disminuyeron con el periodo seco.

Después, los incendios forestales trajeron fósforo y nitrógeno adicionales, incluidos los retardantes del fuego, que estimularon el crecimiento de las cianobacterias. Por su parte, las tormentas extremas le dieron el golpe final a la vida acuática.

Sydney's coastal ecosystems suffer 'once-in-a-generation' mass ...

Afortunadamente, a más de 8 metros de profundidad, la vida continúa. Según la Directora de Ciencias Marinas del Proyecto, la pérdida de especies fundamentales puede haber causado “bucles de retroalimentación en todo el ecosistema”.

Algunas especies se están recuperando más rápidamente, con posibles impactos duraderos. En sitios como Monterrey, especies altamente variadas han empezado a ser reemplazadas por una especie de alga no identificada.

Según la Directora, han desaparecido por completo, excepto por esta alga que literalmente lo ha cubierto todo. La mala calidad del agua, así como las restricciones impuestas por la pandemia, han limitado la capacidad de los científicos para poder estudiar el impacto de este evento.

Pero, según el doctor David Booth, ecologista marino en la Universidad de Tecnology Sydney, es muy inusual perder algas y erizos en muchas áreas, que generalmente son dos fuerzas opuestas. El quelpo suele ser resistente, mientras que los erizos son bastante buenos para adaptarse.

En cuanto al impacto en los peces, puede tardar más tiempo en ser evidente. Algunas especies pueden tener más posibilidad de regresar, dependiendo del tipo de plantas que vuelvan a crecer.

Te puede interesar Misteriosas señales GPS revelan barcos fantasmas frente a las costas de San Francisco EE.UU.

La nueva era de la tierra


Like it? Share with your friends!

0
177 shares

What's Your Reaction?

Miedo Miedo
216
Miedo
Preocupado Preocupado
260
Preocupado
Enojo Enojo
346
Enojo
Triste Triste
303
Triste
Redacción

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *